Tipos de discos duros – Guía completa y definitiva


Última actualización: Junio, 2017

Te encuentras ante la mejor guía de tipos de discos duros de internet. No nos queremos hacer los gallitos pero le hemos dedicado muchas horas tanto a búsqueda como a realizar los mejores artículos relacionados para cada cada sección. Así pues si un tipo ves que te es interesante la podrás ampliar en un clic y encontrar los mejores modelos de discos duros de esa categoría.

Tipos principales (interno, externo y múltiple)

Como más nos acerquemos al final más técnicos empezaremos a ser. Así pues primero cubrimos lo más general y básico para que te sea más fácil elegir el tipo de disco duro que necesitas. El tipo principal es básicamente ver dónde “vive” o dónde poner tu disco duro.

Disco duro interno

disco ultra ataSon los que van dentro de tu ordenador o portátil. Esos que no ves. Es más que probable que si tienes una torre tengas espacio suficiente para poder poner uno o más discos duros. Alguna ventaja de usar los discos duros internos es que son más baratos y necesitas menos espacio.

Además están conectados todo el rato a tu ordenador lo que tienes un acceso inmediato y rápido. Algo malo que tienen es que si tienes que cambiarlo te costará más y si no tienes conocimientos lo más probable es que necesites la ayuda de un técnico. Por suerte no lo tendrás que cambiar muy a menudo.

Mira nuestra comparativa para encontrar el mejor disco duro interno a buen precio.

Disco duro externo

disco externoSi no tienes ninguna cavidad libre en tu torre o tienes un portátil y quieres algo exterior y bonito, entonces lo que buscas es un disco duro externo para tu ordenador que use FireWire (IEEE1394 y IEEE1394b), USB (2 o 3), Thunderbolt o conexión eSATA. Tranquilo todos estos conceptos más adelante.

Los discos duros externos tienen la ventaja de ser muy portables y no incrementan la demanda del sistema de refrigeración de tu ordenador. Son un tipos de discos duros que como parte negativa cuestan un poco más (aunque ahora mucho menos). Puedes obtener un modelo externo de las dos distintas formas:

  • Puedes comprarlo como una unidad lista para usarse. Estos dispositivos de almacenamiento ofrecen una manera económica y rápida de tener más espacio en tu sistema, aunque claro que la garantía es algo más corta que uno interno.
  • También puedes comprar un modelo interno y ponerlo en una especie de funda tu mismo y adaptarlo para que “se convierta en externo”. Pero esto únicamente lo recomendamos para usuarios más avanzados.

Mira los mejores discos duros externos de 1TB aquí.

Disco duro externo multiple

Son una opción excelente para almacenar de manera masiva. Aunque son más grandes hay menos cables que si quieres adquirir varios externos de forma individual. Una vez has comprado un modelo múltiple puedes ir poniendo discos duros internos, lo que te dará más capacidad además de espacio adicional. En inglés se llama multiple-drive externals.

Básicamente imagínate una pequeña torre y le vas poniendo discos duros internos. De este modo los haces externos porque no los tienes dentro de tu ordenador o portátil. Es una opción perfecta para los que se dedican al contenido multimedia como fotos y vídeos y necesitan tener los datos a mano en todo momento.

Capacidad. ¿Cuánta memoria necesitas?

Si ya has decidido entre los tipos de discos duros según para qué los necesites, lo segundo más importante que tienes que elegir es cuanta capacidad de memoria te hace falta.

La capacidad de un disco duro hace referencia a la cantidad de datos que puede almacenar. A día de hoy casi en su mayoría se habla de Terabytes (1TB son 1.000 GB). Y aunque también hay de GigaBytes la verdad es que como los precios son cada vez más baratos las personas que deciden comprar uno tiran por los TB.

Por ejemplo, un disco duro de 500GB (aquí los más destacados) es de los más recomendados y más que suficiente para personas que lo hacen todo en streaming. Es decir, que escuchan música a través de Spotify, y miran pelis por internet como Netflix. Por este motivo casi no hace falta almacenar archivos más que fotos y vídeos de recuerdo (a no ser que tengas muchas claro).

Si tienes muchos documentos, archivos multimedia y acostumbras a guardar muchos archivos es probable que lo que más necesites es un disco duro externo de 1TB (aquí los que más recomendamos), o hasta más…

Para la mayoría de fotógrafos o personas que almacenan bastante acostumbramos a recomendar grandes capacidades que muy probablemente necesitarás. Al menos durante los próximos 6-12 meses (si tienes un sistema RAID, querrás algo más complejo). Usar varios discos duros te ayuda a ahorrar espacio, potencia y sistema de refrigeración. Además que es más fácil manejar pocos que muchos (lógico).

Para los que guardan muchas fotos y vídeos, el problemas es significativamente más complejo. Guardarlo todo hace que necesites tal vez decenas de Terabytes, aunque puedes empezar para los externos de 2TB como estos de aquí a ver si lo llenas. En caso de que lo hagas rápido tal vez necesites unos tipos de discos duros a lo Storage Area Network (SAN), dónde hay servidores especializados para ellos.

¿Para qué lo quieres? Multimedia, Wifi, videoconsolas…

Antes de pasar a cuestiones más técnicas también será importante saber la funcionalidad que le vas a dar. El caso es que con los avances en almacenamiento de datos hay tipos de discos duros para funcionalidades específicas. Vamos a ver los más destacados.

  • Discos duros multimedia (ver aquí los mejores). Ideales para los que tienen contenido tipo música, vídeo y similares que no se limitan al ordenador. Estos tipos de discos duras son unos 100 euros más caros porque ofrecen características propias de un pequeño ordenador. Se pueden conectar directamente a la pantalla o monitor, con menús y sistemas de acceso a los archivos para no necesitar que dependan de nuestro PC.
  • Discos duros wifi (ver aquí los mejores). Por el nombre ya puedes ver que los tipos de discos duros wifi son para acceder a ellos de forma inalámbrica sin necesidad de cables. Con esto lo que se consigue es mucha más independencia. Son perfectos para tener en lugares como por ejemplo oficinas, lugares de trabajo o simplemente en lugares de varios pisos. De este modo se puede acceder a ellos sin tener que acercarse a conectarlos.
  • Discos duros para videoconsola (mira los mejores para PS3, PS4, Xbox…). Son sistemas de almacenamiento pensados especialmente para las videoconsolas. Cada una tendrá una ranura de disco dura distinta y es por esto que a parte de tal vez poder usar uno externo, necesitarás usar internamente un disco duro con las características y medidas según la consola.

Velocidad de acceso (HDD, SSHD, SSD)

Actualmente en el mercado verás estos tres tipos de discos duros:

  • HDD (Hard Disk Drive). Son los más tradicionales, baratos y menos rápidos de los tres. Para los que quieren mucha memoria pero poco precio. Perfectos para esos que necesitan comprar un disco duro barato externo (o interno).
  • SSHD (Solid-State Hybrid Drive). Son los que están entre el medio de velocidad y precio. Para los que no se pueden permitir un SSD, son el balance perfecto entre rápido acceso y bolsillos algo apretados. Más información sobre los discos duros híbridos.
  • disco ssdSSD (Solid State Drive). Es el modelo más nuevo de almacenamiento. Más rápido y bastante más caro en comparación. En vez de hacer girar el disco, usan la memoria flash sólida como almacenamiento principal. Ofrecen varias ventajas, principalmente un tamaño reducido y muy rápido. Más información sobre discos duros SSD.

Sobre las velocidades de acceso te recomendamos pagar lo que el presupuesto te permita. De hecho por esto salieron los híbridos, para ser más accesibles para los bolsillos ofreciendo una velocidad al igual de intermedia.

Tamaño. ¿Grande o pequeño?

Los tipos de discos duros también se pueden clasificar por su tamaño externo físico. Son de 2,5 pulgadas y de 3,5 aunque lo más común es el primero por ser más portable. Así pues dichos tamaños hacen referencia a su revestimiento y no a su estructura interna mecánica. Tradicionalmente los de 2,5 pulgadas se usaban para portátiles y los 3,5 eran para torres y ordenadores.

De forma general los de 2,5 pulgadas giran más lentamente, lo que significa que son ligeramente menos eficientes en el manejo de datos. También tenían menos capacidad y eran más caros por cada Gigabye pero actualmente esto se ha invertido y ahora se recomiendan los de 2,5. Por ejemplo yo tengo este externo de 1TB WD de 2,5 pulgadas que viene con 1TB y la mar de feliz en todo.

Por esto motivo, como más pequeño más ventajas tiene:

  • Primero, físicamente más pequeños implica que caben en bolsillos si son externos o cavidades más reducidas de las torres. Además de que buscan archivos más rápidos ya que las cabezas tienen que viajar menos distancia que los que tienen más diámetro.
  • Necesitan menos potencia al girar y usan potencia bus que es básicamente la que proporciona el propio ordenador sin necesitar corriente eléctrica externa.
  • Además, como están diseñados para ser portables, también los hacen más resistentes para sobrevivir a los viajes constantes.

Así pues, recientes desarrollos de los discos duros de 2.5 pulgadas cambian como de pequeños son los modelos. Ahora tenemos estos pequeños tipos de discos duros a grandes velocidades y cada vez se reducen más los precios.

¿Muchos o pocos?

Una de las preguntas que recibimos más por email y comentarios en este tipo de guías es si es mejor tener un dispositivo de almacenamiento principal o varios de pequeños. Si eliges uno solo y grande al que tengas un fallo lo pierdes todo, así que por lo general, si tienes que guardar muchos archivos se recomienda guardarlo en varios. Pero no estamos de acuerdo.

Independientemente del tipos de discos duros que quieras o necesites, un almacenamiento digital tendría que estar configurado para que cualquier fallo que pueda ocurrir no dañe tus datos. De este modo es mucho mejor hacer copias de seguridad (backups) de forma automática y regular.

Si usas un menor número de discos duros, simplificas el proceso de tener que llevar cuenta de dónde lo tienes todo. Además también usaras menos energía y tardarás menos tiempo en hacer el traspaso de archivos.

Interfaces de los discos duros externos

El mecanismo de los tipos de discos duros tiene su interfaz interna (PATA, SATA, SAS, etc.) además de varias interfaces externas. Estas determinan cómo se conecta el disco duro al ordenador. Hay cuatro principales y algunos adicionales para los que quieren algo más profesional.

USB

Es la conexión más universal y conocida en los periféricos de cualquier ordenador. En un PC el USB 2 (no quieres la versión 1 de USB ya que es muy lento) es una buena manera de conectar discos duros externos. Conectado de este modo los datos se pueden transferir teóricamente a unos 30 megabytes por segundo por dispositivo en la mayoría de casos.

Se comenta que los drivers USB en máquinas de Apple como los Mac es considerablemente más lento. Sin embargo la versión USB 3.0 fue lanzada no hace tanto y es considerada un avance importante en la velocidad de transferencia. Además, estos mismo también se usan como conectores de energía por lo que no hace falta que uses un segundo cable para conectarlo a la corriente.

FireWire

FireWire 400 y FireWire 800 (también conocido como IEEE1394 y IEE1394b como hemos dicho antes) son protocolos de conexión más modernos que los USB, en los que teóricamente se transfiere a un máximo de entre 50 y 100 megabytes por segundo. Los dispositivos FireWire te permiten usar múltiples dispositivos en un solo puerto.

Al igual que los USB, las implementaciones son distintas entre Mac y PC, con el Mac dando más partido a estas conexiones que no el PC. FireWire también ofrece conexión de corriente para usarse en los tipos de discos duros externos, esto en el caso de que el FireWire sea de cuatro, seis o nueve pines (muchos ordenadores sólo ofrecen cuatro).

eSATA

Dentro de los tipos de discos duros también encontramos a los eSATA que es una configuración que crea una conexión SATA a uno externo. Por lo general se trata de una conexión rápida y estable, ofreciendo entre 150, 300 y 600 megabytes por segundo. La eSATA es relativamente común en conexiones externas hacia un PC, pero de momento no está construida en ningún Mac. Eso sí, puedes añadir eSATA a ordenadores Apple y un PC más antiguo con la ayuda de una tarjeta de expansión, como por ejemplo PCIe (Peripheral Component Interface express) para torres y ExpressCard para algunos portátiles.

La eSata convencional no tiene la capacidad de dar corriente a tu disco duro así que hay que se usa un transformador externo. Algunos si que son únicamente de un solo cable pero son más raros, aunque se pueden ver por el mercado de forma no muy habitual.

En los tipos de discos duros eSATA se pueden conectar y desconectar distintos dispositivos sin tener que reiniciar el ordenador, pero normalmente no es el caso. El diseño del host (la manera en que eSATA se conecta a la placa) determinará si la conexión puede hacer esto o no.

Thunderbolt

En 2011, Apple lanzó el primer ordenador con conexiones Thunderbolt integradas. Esta interfaz soporta distintas fuentes de vídeo de alta resolución al igual que multiples flujos de datos rápidos que usan el conector Mini DisplayPort.

Los estándares Thunderbolt soportan tipos de discos duros de carácter externo al igual que monitores de este tipo. La conectividad de datos de Thunderbolt está basada en el mismo tipo de conexión PCIe que se usa en las tarjetas de expansión de los ordenadores torres. Básicamente ofrece conexión directa a la placa a una velocidad sin igual.

Estos estándares también dan soporte al uso de adaptadores que permiten dispositivos que se conectan vía FireWire, USB y eSATA usando un puerto Thunderbolt. Durante el momento en el que estamos escribiendo esta guía, los accesorios Thunderbolt como cables o periféricos son raros, seguramente debido al poco suministro de los chips Thunderbold que se necesitan para proveer este tipo de conexión.

iSCSI

disco scsiLos tipos de discos duros con Internet Small Computer System Interface (iSCSI) ofrecen un método de conexión que usa hardware Ethernet existente para añadir almacenamiento al ordenador. Un dispositivo iSCSI puede adjuntarse directamente al puerto de red de un ordenador o a un router o switch. Es rápido y flexible, y ofrece una conexión de 120 MB/s.

Hay que tener en cuenta que los ISCSI necesitan un software iniciador que maneje la conexión. Algunos dispositivos ya lo incluyen, mientras que otros fabricantes te recomiendan que adquieras este tipo de programario por separado.

SCI/SAS

Las conexiones SAS pueden ser tanto internas como externas en los tipos de discos duros. Esta rápida manera de conectarse se encuentra generalmente en hardware para empresa como por ejemplo servidores dedicados, RAID y mecanismos similares. El SAS es bastante similar al SATA 2 o 3 y va entre 300 y 600 MB/s.

Fibre Channel

Es una tecnología que ha migrado de los super ordenadores a la maquinaria de las grandes empresas. Seguramente lo más rápido que puedes encontrar hoy día con mucho potencial para distancias largas. Se usa en cables de cobre y fibra óptica y llega perfectamente a los 3.2 GB/s.

Velocidad de rotación en los tipos de discos duros

Como parte de las especificaciones cuando vas a comprar cualquiera de los tipos de discos duros, cada uno de estos tiene unos platos rodadores mesurados en RPM (revoluciones por minuto). Como más rápido es un dispositivo más… Rápido es. Sorpresa. Eso pasa porque las cabezas que leen y escriben lo hacen a un rátio más rápido.

Los tipos de discos duros de los que hablábamos antes de 2,5 pulgadas normalmente giran a 4.200, 5.200, 5.400 y 7.200 RPM. Los que van a 7200 revoluciones por minuto son una buena opción actualmente pero algunas veces estos modelos necesitan más energía o se calientan demasiado. Sin embargo los que hacían esto seguramente ya no los encontrarás en el mercado. Los discos de primera clase de 2,5 pulgadas pueden ir perfectamente entre 10.000 y 15.000 RPM.

Por lo que hace a los de 3.5 pulgadas generalmente van a los 5.200, 7.200, 10.000 y 15.00. A modo general los modelos de 7.200 son una buena elección como “todo en uno” y tienen las capacidades más grandes. Los tipos de discos duros más rápidos se usan generalmente por sistemas dónde las velocidades de los discos se usan para programas como Photoshop en los que generalmente se trabaja con más archivos o si más no, más grandes.

También puedes comprar un disco duro de 3.5 pulgadas vendido como “energy-saving” (que ahorra energía) al igual que el concepto “verde”, que van a 5.400 y 7.200 revoluciones por minuto. Estos discos duros usan menos energía pero los datos también se transfieren más lentamente. Esto hace que sean una opción razonable si quieres tener un disco duro externo para hacer copias de seguridad.

Interfaces de discos duros

Los discos duros vienen con diferentes tipos de conexiones en los que están construidos. Cuando compras uno especificará como este se conecta. Los cinco tipos son ATA/IDE y SATA para dispositivos a nivel de consumición. Después tenemos los SCSI, SAS y Fibre Channel para clases más “profesionales” para decirlo de algún modo.

Cable ATA/IDE

Durante muchos años las conexiones Advanced Technology Attachment (ATA) eran las favoritas para las conexiones de ls tipos de discos duros internos en un PC. Apple de hecho adoptó las conexiones ATA con los modelos G3. Las ATA tienen que ser configurados como disco duro principal o “esclavo” (slave) cuando se conectan. Esto se consigue fácilmente con una pequeña brida, o más recientemente con el uso de un cable que dice al disco duro como debe actuar.

ATA también tiene el nombre de ATAPI, IDE, EIDE y PATA (o Parallel ATA). La verdad es que ATA se sigue utilizando algunos ordenadores de hoy en día, pero muchos fabricantes se están pasando al SATA (Serial ATA). Si tienes algún dispositivo que siga usando PATA, es una buena señal de que necesitas actualizar.

SATA

disco sataDese aproximadamente 2007 muchos ordenadores usan la interfaz SATA. Tiene varias ventajas que incluyen cables más largos, más rapidez que ATA, soporte de múltiples dispositivos y una configuración más fácil.

Los tipos de discos duros que utilizan las conexiones SATA también se pueden usar con hardware eSATA del que ya hemos hablado, para activar configuraciones más rápidas y baratas como discos duros externos. La mayoría de personas invirtiendo en un nuevo dispositivo de almacenamiento para guardar fotos y archivos multimedia deberían usar discos SATA.

SCSi, SAS y Fibre Channel

Los discos duros SCSi, SAS y Fibre Channel son raros en los ordenadores de sobremesa o portátiles. Además normalmente se encuentran en centros de datos caros dedicados a empresas. También puedes encontrar discos duros SAS (así como las tarjetas controladoras necesarias) en los sistemas de edición de vídeo dónde se necesita máxima rapidez para ser más eficientes y eficaces.

Algunos de los tipos de discos duros más rápidos como los Western Digital Raptors, vienen con conectores SAS, así que tenlo encuentra cuando compres algunos. Los estándares SATA se pueden conectar con controladores SAS, pero los discos duros SATA no se pueden conectar con los controladores SATA.

Guía para comprar el mejor de los tipos de discos duros

Cuando quieres añadir espacio de almacenamiento extra en tu ordenador porque no quieres almacenamiento en la nube, querrás asegurarte que es lo suficientemente rápido para las tareas que tienes en mente. A veces la velocidad no es tan importante mientras no sea mediocre, por ejemplo si sólo lo quieres usar para backup (copias de seguridad). Sin embargo otras veces la velocidad de transmisión de datos será sumamente importante si tienes que acceder constantemente a archivos de vídeo que tienes que usar por ejemplo en una edición.

En la mayoría de casos no es difícil saber cuando necesitarás o no velocidad. Algunas veces las descargas y transferencias tardarán mucho, o Photoshop parecerá detenerse cuando más lo necesitas. Entonces sabrás que necesitas más velocidad de discos duro.

Elegir la velocidad suficiente entre los tipos de discos duros que hay no es terriblemente difícil. Sin embargo muchas veces los fabricantes no nos lo ponen fácil ya que ponen muchos datos. Como mínimo esperamos que con esta guía lo tendrás todo un poco más claro y que la tengas a mano cuando vayas a elegir un disco duro, pero usando nuestro menú y comparativas tendrías que tener suficiente.

Por lo que hace a los tipos de discos duros según conexión ten en cuenta que por ejemplo el USB 2 especifica una transferencia de 60 MB/s, pero esto es sólo para dos dispositivos en el mismo puerto y no hay muchos dispositivos de almacenamiento que lo harán mejor que 30 MB/s.

Iguala la velocidad de conexión con la del disco duro

De nada sirve pagar mucho por una conexión rápida si después el disco duro transfiere datos de manera mucho más lenta. Y de nada sirve en tener discos rápidos y después transferirlos con conexiones lentas.

Diferencia entre Mbps y MB/S

Cuando miras estadísticas relacionadas con las velocidades, verás dos tipo de métricas que se parecen bastante. Por un lado tenemos las Mbps que son los megabits por segundo, mientras que los MB/s son los megabytes por segundo. Hay 8 bits por byte, así que la relación entre ambos es de exactamente 8:1. Lo mismo pasa con los gigabits (Gb) y los gigabytes (GB). Cuando la “b” está en minúsculas significa bits, cuando está en mayúscula quiere decir bytes.

Esto es interesante no sólo para saber las velocidades de los tipos de discos duros si no también porque muchas veces las empresas anuncian velocidades como si fueran algo bueno y en verdad no son tan rápidas como nos quieren hacer creer. Además de todo esto ten en cuenta que la velocidad con la que se anuncia todo acaba siendo algo más lenta de la real.

Por ejemplo FireWire 400 es nombrado así por el número de megabits que se pueden transferir por segundos lo cuál es 400. Divídelo entre 8 y tendrás el número de megabytes que se pueden transferir por segundo, o sea 50.

Claro que un gigabyte es 1.000 megabytes, así que una vez las medidas pasan de los 1.000 MB/s cambiamos a GB/s.

Los archivos grandes se transfieren más rápido que los pequeños

Cuando transfieres un archivo grande, tu disco duro puede pasarse la mayor parte del tiempo leyendo y escribiendo para así ser más eficiente. Sin embargo cuando transfieres archivos pequeños el disco pasa más tiempo buscando archivos, moviendo la parte de la cabeza hasta dónde la parte dónde hay el archivo.

Los SSD pueden hacer un trabajo más eficiente con los archivos pequeños, ya que no hay partes que se necesiten mover hacia el sitio dónde se almacenan los datos, pero los archivos pequeños siguen haciendo que los SSD vayan algo más lentos en este sentido. Esto es porque hacia un cierto “gasto administrativo” asociado a cada archivo que se tiene que leer o escribir.

Los discos duros más grandes son generalmente más rápidos

Hay diferentes razones por las que los tipos de discos duros de tamaño superior son generalmente más rápidos que los que tienen las mismas revoluciones por minuto pero a velocidades más lentas.

  • Lo más importante es que los de gran capacidades son probablemente nuevos, y al igual que los ordenadores las velocidades se incrementa en lo nuevo.
  • Los discos duros más grandes son también más densos, lo que quiere decir que el cabezal tiene que viajar una distancia menor entre los datos. Eso acelera todo el proceso.
  • Los discos duros grandes tendrán menos fragmentación ya que tienen más espacio para escribir archivos de forma continuada. Este resultado reduce el tiempo de búsqueda.

Sobre la eficiencia energética

El tipo de suministro energético que utilize el disco duro dependerá del diseño de la carcasa. Un modelo interno añadido a una torre-ordenador usará la electricidad de dicho PC. Es una manera más ordenada porque no tienes cables esparcidos por todos los lados.

El suministramiento de energía en los tipos de discos duros externos está normalmente situado a fuera del cuerpo. Si vas a usar esto, intenta comprar siempre la misma marca en cambio que necesites remplazar componentes en caso de algún problema.

Por otro lado, en el caso de los dispositivos múltiples el suministro se encuentra dentro de la carcasa, y se parece mucho a los que están dentro de un ordenador. Si falla, puedes transferir los archivos en otro “recipiente” y seguirá funcionando y trabajando. Si los discos están en configuración RAID, sólo querrás transferirlos a otro cuerpo con un controlador RAID idéntico.

En los externos de 2,5 pulgadas encontrarás un convertidor de energía USB o FireWire capaces de transferir electricidad al disco. Es algo realmente cómodo para los portables, pero no todo son ventajas. En algunos (particularmente los más rápidos) verás que requieren más corriente de la que el puerto les manda. En estos casos el disco no se montará del todo o puede “desaparecer” cuando la potencia es demasiado. Desafortunadamente, la única manera de probar si estos tipos de discos duros funcionan, es enchufarlos a un PC y probarlos.

Hay algo que también es importante que debes tener en cuenta en estos casos cuando uses los cables bus para dar energía. Una corriente demasiado potente puede quemar el puerto al que el disco está conectado. Esto parece asociarse con el hecho de usar multiples dispositivos en cadena vía puerto FireWire. Si necesitas conectar más de un dispositivo en un solo conector, deberías comprar uno que acepte un adaptador de corriente externo.

Estado SMART

SMART son las siglas de Self-Monitorin Analysis and Reporting Technology. Básicamente este sistema hace un seguimiento del estado y la información de errores que los tipos de discos duros y puede ser de gran ayuda para predecir un futuro fallo. La mayoría de ordenadores actuales te pueden dar un estado de aprobado/fallado en exámenes SMART en los discos internos, al igual que para los conectados vía eSATA (si soporta datos SMART). Además también puedes acceder a los valores principales si quieres tener un reporte matriz o qué tal funciona el disco duro. SMART no está disponible para discos conectados con FireWire o USB.

Recomendaciones y opiniones en los tipos de discos duros

Lo sabemos, esta guía ha sido la mar de larga. Sin embargo quería hacer un llamado a la lógica. El 99% de los discos duros que encuentres por internet no estarán anticuados. Más que nada porque si los usuarios se enteran que ciertos fabricantes siguen vendiendo modelos que no están al día no los comprarían más…

tipos de discos durosTe recomendamos usar el menú para encontrar el tipo de disco duro que más te conviene. Por lo general querrás uno externo de 1 terabyte como los que ya te hemos enlazado, estos van perfectos para la mayoría de personas con necesidades normales.

Finalmente los tipos de velocidades y todos estos estándares no supondrán un problema a no ser que seas un usuario experimentado que realmente note el acceso. Aún así el mercado tira cada vez más hacia los discos duros SSD, que son los más rápidos pero también más caros. De nuevo si pruebas mano a mano uno convencional y la diferencia se nota. Si nunca has probado uno sólido tal vez no creas que lo necesites tanto. Si el presupuesto es ajustado con uno convencional ya tirarás.

¿Has encontrado útil esta publicación?

Sólo haciendo clic al botón de +1 de abajo nos motivas a ampliar la información.

Más cosas interesantes

  • Rechazamos pagos de fabricantes. Sin embargo aceptamos envíos de artículos de prensa para probarlos. Siempre de forma totalmente objetiva.

  • ¿Valoras el trabajo que hemos hecho? Sólo con usar las ofertas que te enlazamos encontrarás de los precios más económicos. Comprar por ahí nos darán una comisión minúscula, pero que ayuda a pagar los costes del blog y a ti no te cuesta nada extra.

¿Tienes dudas y quieres comentar?

Comenta en este apartado.
Te respondemos en menos de 48 horas.